Archivo de la categoría'quintas privadas'


Ruidos molestos: en lo que va del año hubo más de 3.000 denuncias en la Ciudad

publicado poradmin22, 2016

Los ruidos molestos son una de las principales contravenciones denunciadas en la ciudad de Buenos Aires, superando en el primer trimestre más de tres mil casos. Una problemática que los especialistas y las autoridades judiciales vinculan con una falta de asimilación de las reglas pertinentes por parte de quienes causan ruidos a volúmenes exorbitantes.

El registro de la Fiscalía General de la ciudad cuenta con un total de 3.085 denuncias por ruidos molestos en el primer semestre de 2016. Desde el barrio porteño de Palermo, el organismo recibió 551 alertas, seguido muy por debajo por Recoleta, con 224, y Caballito, con 193.

Al respecto, el fiscal Martín Lapadú dijo al diario Crónica que “los ruidos molestos es una contravención en la ciudad de Buenos Aires de las más denunciadas“. A su vez, Lapadú detalló que “hay tantas denuncias internas al consorcio como las de boliches“.

Desde la Liga de Consorcios enfatizaron las situaciones conflictivas de esta índole que se generan dentro de los límites de una propieda horizontal, destacando su titular Osvaldo Loisi que, en primer lugar, “hay que hablar con el vecino para que no llegue a mayores. Hay mucha gente que directamente quiere intimar, pero primero tiene que recurrir al diálogo y eso se debe a una falta de educación y de conocimiento sobre cómo proceder ante estas situaciones”.

Por su parte, Teodoro Rubén Potaz, titular de la ONG Acústica Legal, se refirió a los ruidos que surgen de locales nocturnos situados en zonas urbanas. En cuanto a esto, Portaz consideró que “el comerciante hasta tanto no reciba una sanción y se lo someta a que cumpla con las reglas de acústica legal y de medioambiente, no cesa“.

Fuente: www.minutouno.com
Link: Ver Nota


publicado poradmin15, 2016

El secretario de Seguridad en persona e inspectores constataron ruidos molestos y el uso de fuegos artificiales sin autorización en la quinta de El Nacional. Hubo 40 llamados al 911.

Hasta 100 veces el valor del suelo básico municipal (sería cerca de un millón de pesos), podría aplicarle el juzgado de faltas al club El Nacional, en virtud de las actas de infracción realizadas por inspectores municipales como consecuencia de los ruidos molestos generados por la fiesta realizada el sábado último en el predio de la avenida 14 de Julio 3250.

La reunión se llevó a cabo al aire libre, con la presencia de unas 2.500 personas y la actuación de bandas musicales, derivando en la menos 40 llamados de vecinos al servicio de emergencia 911 y la realización de cinco actas por ruidos molestos constatadas en las casas vecinas, en mediciones realizadas por personal de Saneamiento Ambiental entre las 22 del sábado y las 4 del domingo.

Ayer, el secretario de Seguridad, Emiliano Alvarez Porte, presente a lo largo de todo el operativo, explicó a La Nueva. que la reunión contaba con autorización municipal, por lo cual se llevó a cabo sin que se pudiera clausurar, procediendo a tomar algunas medidas de preventivas, como el corte de calles en zonas aledañas -para evitar más inconvenientes con los vecinos-, y exigir el cumplimiento de distintas normativas.

“Se hizo el control de factor de ocupación y se verificó la existencia de los seguros solicitados. El problema fueron los ruidos, que superaron ampliamente los límites permitidos“, señaló el funcionario.

La segunda transgresión fue la utilización de fuegos artificiales, práctica que requiere una autorización especial y cuya comercialización está prohibida.

“Los ruidos molestos y la pirotécnia son las irregularidades constatadas, que tendrán las sanciones que correspondan y generarán un antecedente para evaluar futuros permisos para este tipo de encuentros”, agregó.

La responsable de la Agencia Ambiental, Adriana Chanampa, señaló por su parte que en algunas viviendas se llegó a medir 60 decibeles, 15 más de los admitidos por la normativa.

Las mediciones se realizaron cumpliendo un protocolo que obliga a mantenerlas determinado tiempo, ingresando en las viviendas y labrando las actas respectivas. “Es algo sumamente molesto para los vecinos, que deben dejar ingresar a los inspectores en sus casas y permitirles permanecer”, explicó.

“Es especial, porque tiene antecedentes”

Ya tengo conmigo las actas, así que comenzaremos el procedimiento habitual. Es un caso especial porque es un club que ya tiene antecedentes y clausuras”, dijo ayer a este diario el juez de faltas Ricardo Germani.

Si bien la multa por ruidos molestos está establecida en 2.115 pesos, Germani mencionó que ese valor es “un piso”, aunque en casos como el de El Nacional es el juez quien establece la multa, tras distintas consideraciones.

“Estamos habilitados para aplicar una multa de hasta 100 salarios mínimos”, explicó, para aclarar que la fiesta estaba autorizada, con lo cual el juzgado carece de autoridad para su suspensión.

“Es una medida que excede nuestras facultades”, finalizó el doctor Germani.

Fuente: www.lanueva.com
Link: Ver Nota


Clausuraron 478 boliches y pubs por denuncias de vecinos y padres

publicado poradmin4, 2016

Las recibe el Gobierno porteño a través de una ONG con familiares de víctimas de Cromañón y Beara. Además de evitar nuevas tragedias, buscan concientizar a los jóvenes.

Las tragedias de Cromañón y Beara derivaron en dolor y pedidos de justicia, pero también en prevención. Los familiares de las víctimas de los boliches armaron la ONG Familias por la Vida, y a mediados de 2013 habilitaron el 0800-999-2769 para que los padres y vecinos denuncien a los locales nocturnos que no cumplen con las medidas de seguridad. Desde entonces, realizaron 1.783 denuncias que derivaron en 478 clausuras.

La ONG trabaja en conjunto con la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Gracias al convenio vigente desde julio de 2013, cada vez que un vecino llama al 0800, la gente de la asociación le toma la denuncia y una vez por semana las presenta ante la AGC, que las incluye en su programación de inspecciones. A las 72 horas de recibido el expediente, se genera una visita de control al local.

Pueden ser incluidos todos los negocios dedicados a la nocturnidad, especialmente los bares, pubs y los llamados “Clase C”, que son las discotecas.

Sólo el año pasado, producto de la interacción con la ONG, la Ciudad recibió 538 denuncias de las cuales 134 terminaron en clausura de los locales, y gran parte del resto en algún tipo de sanción o acta de infracción. Significaron un 21,3% del total de denuncias y un 10,7% de las clausuras.

Las faltas más comunes fueron la violación de clausura, ausencia de habilitación, obstrucción de salidas de emergencia, falta de matafuegos y la realización de shows sin permiso. La mayoría de las sanciones se aplicaron en locales de Palermo, Recoleta, Caballito, Flores y Liniers.

La mayor cantidad de denuncias llegan de setiembre en adelante, cuando los chicos comienzan a organizar fiestas de fin de año. Nos llaman los padres para averigüar si los boliches están habilitados, y como tenemos cruce de datos con la Fiscalía General de la Ciudad podemos darles buena información. Nos pasó de un caso de unos chicos que querían hacer una fiesta para juntar plata para el viaje de egresados pero el boliche estaba violando una clausura. No queremos que cierre ningún local, pero sí que respeten la normativa”, comentó Nilda Gómez, mamá de Mariano, una de las víctimas de Cromañón.

La ONG Familias por la Vida no solamente puso a funcionar el 0800 sino que también hace campañas de prevención. Por ejemplo, cuando hay un recital van a los alrededores del estadio y reparten información sobre las medidas de seguridad que deben cumplir los locales nocturnos. “Nos pasa que al terminar recital no vemos casi ningún volante en el piso, muchos chicos se los llevan y nos han contado que hasta algunos padres los pegan en la heladera para tener el teléfono a mano“, contó Nilda.

En la asociación señalan algunos detalles que cualquier joven que salga de noche puede reconocer como posible infracción. Primero, la superpoblación, “cuando no hay espacio y te chocás los codos”, cuentan en la ONG. También que la salida de emergencia esté pegada al ingreso, ya que debe estar más separada para que haya más bocas de escape en caso de un incidente. Por supuesto, que esas salidas no estén bloqueadas con mesas, cajones de cerveza ni ningún elemento. Y también que haya matafuegos.

Gracias al trabajo de los familiares de víctimas, hace dos años la Legislatura porteña aprobó encarecer de $ 2.000 a $ 60.000 la sanción por violación de clausura. Y además se dispuso que aquellos dueños de boliches que ofrecían una probation cuando eran encontrados en infracción, en lugar de hacer trabajos comunitarios realicen un curso en la ONG, donde entran en contacto con los familiares de Cromañón y conocen la historia de los chicos que perdieron la vida en el incendio de Once.

Matías Alvarez Dorrego, el director general de la AGC, aseguró: “A más de dos años de la firma del convenio, podemos decir que resulta muy importante el aporte mediante ese canal de denuncias. Es fundamental que los padres sepan a donde concurren sus hijos, desde la prevención y los controles queremos una ciudad más segura para la juventud“.

Fuente: Clarin
Link: Ver Nota