Archivo de la categoría'Problemas cardiovasculares'


Crecen las quejas de los vecinos porteños por los ruidos molestos

publicado poradmin18, 2015

Los ruidos molestos y perjudiciales para la salud aumentaron en los últimos tiempos en la ciudad de Buenos Aires, en un momento en que aparece auspicioso para los vecinos el reciente fallo judicial que obliga a la empresa AUSA a accionar barreras contra la contaminación sonora.

Los estudios revelan que Buenos Aires se encuentra entre las cinco ciudades más ruidosas del mundo -como lo son también Mendoza, La Plata y Santa Fe en el ranking argentino- y que en avenidas de fuerte flujo vehicular supera los 70 decibeles, que marcan una frontera entre lo razonable y lo perjudicial para las personas, alcanzando uno de sus máximas niveles en las proximidades de las autopistas.

En este sentido, un reciente fallo judicial avaló después de 14 años el reclamo de un vecino porteño que vive a 50 metros de la Autopista 25 de Mayo, una sentencia que obliga a AUSA (la empresa del Gobierno porteño que gerencia las autopistas urbanas) a presentar un proyecto para reducir los ruidos.

“Hay una falta de planeamiento urbano, algo que quedó congelado hace años”, dijo a Télam el arquitecto Teodoro Potaz, de la organización Acústica Legal, al analizar las causas del incremento de la contaminación sonora, y ejemplificó con “las autopistas, que fueron pensadas para tantos miles de autos, que después fueron aumentando, pero no se modificaron”.

El arquitecto señaló que el ruido que generan las autopistas se podría resolver “colocando barreras en los costados que desarrollen una protección acústica, para que el ruido rebote adentro de la autopista, lo absorba y no pase hacia afuera, pero el problema es que las autopistas tienen una degradación que aumenta permanentemente y una falta de planificación, que lleva a que no asuman el gasto para solucionarlo”.

“Pero -enfatizó- se puede solucionar perfectamente con un equipo de ingenieros, como los hay en Europa, donde se da todo un desarrollo tecnológico que habría que aplicarlo para el impacto ambiental que producen todas las fuentes sonoras que están sobre exageradas en el ruido”.

A su vez, el arquitecto destacó los aspectos sociales y psicológicos que operan en la problemática de la contaminación sonora, al plantear que “la población esta infectada, en cierta manera, de una problemática que ante cualquier situación se exaspera, subió el nivel de sensibilidad en el individuo para ya no soportar lo que pasa en las fuentes generadoras de sonidos”.

Potaz se refirió a situaciones relacionadas al aumento de autos en la calle, como cuando hay paros de trenes, subtes o colectivos, lo que “contribuye a la contaminación sonora, que exaspera al individuo”.

En este sentido, precisó que “se incrementaron los ruidos y también las molestias del individuo. El individuo no vive en paz, hay gente que duerme con ruidos”, e hizo alusión a los bocinazos, a los ruidos de los autos, la velocidad, las sirenas, el ascensor, los perros del vecino”.

Junto con el aumento de ruidos “hay un incremento de los reclamos“, dijo Potaz, tras añadir que “me llegan hasta quejas de que el señor de adelante tenía un perro y ahora tiene dos perros, hay temas que son de asistencia social”.

Por su parte, la fonoaudióloga Mónica Matti de la fundación GAES Centros Auditivos, coincidió en que “las quejas por ruido han aumentado en todas partes y responden a una gran variedad de causas, entre las que destacan aquellas que afectan a las actividades de ocio nocturno, en terrazas, discotecas, zonas de concentración juvenil; al tráfico rodado y aéreo; a conflictos de convivencia entre vecinos; a obras en la calle; a servicios públicos, y a la actividad industrial ruidosa”.

En diálogo con Télam, aseguró que estas situaciones llevaron en los últimos años a que “algunos de estos conflictos pasaran al ámbito de la justicia y se dictaran las primeras sentencias”.

En forma paralela a esta realidad, los problemas auditivos en la población crecieron, según la especialista, quien sostuvo que “han aumentado considerablemente las consultas al especialista ORL (otorrinolaringólogo) de adolescentes y adultos jóvenes por presentar síntomas como acúfenos, sensación de oído tapado y/o hipoacusia momentánea o permanente por exposición a ruidos fuertes al concurrir a recitales, boliches o al uso prolongado de dispositivos para escuchar música a intensidades muy por encima del nivel recomendado y saludable”.

De hecho, así como el transporte en autopistas, avenidas y calles es uno de los principales causantes de contaminación acústica junto con la construcción y la industria, también lo es, en el plano individual, el uso cada vez más frecuente de celulares y reproductores de audio pequeños y potentes, capaces de aumentar el volumen hasta 120 decibeles.

La inconciencia frente a este daño a nivel individual se suma de alguna manera a lo que planteó Potaz a nivel general, de que hay “una dejadez en el respeto a las costumbres y entonces la gente se va viciando y no le importa si tiene un escape libre o el tema de la velocidad que repercute en el impacto ambiental, pero no es la culpa del individuo porque a él le quitaron muchas cosas, el problema es social”.

Fuente: Telam
Link: Ver Nota


Capital busca prohibir los locales bailables en la Arístides

publicado poradmin26, 2014

El intendente Suárez envió al Concejo Deliberante la modificación de la ordenanza actual, que rige desde abril de este año. Habría estacionamiento medido nocturno.

Una modificación de una ordenanza de Capital intenta dar una solución a las históricas quejas de los vecinos de la Quinta Sección sobre los disturbios que denuncian que se generan en la avenida Arístides Villanueva en las noches.

La medida busca evitar que los bares, como ocurre actualmente, luego de determinado horario, se conviertan en boliches bailables.

El actual intendente de Capital, Rodolfo Suárez -que asumió en el cargo tras el fallecimiento de Víctor Fayad el 7 de agosto- envió el proyecto de modificación de la ordenanza Nº 3.866/14 hoy al Concejo Deliberante y será tratado el martes próximo.

La nueva norma prohibiría, además de que se baile en el lugar, la taquilla. La intención de Suárez es que la Arístides sea una zona de bares y restaurantes, pero no de boliches.

“Creo que si avanzamos en darle este tópico (a esa calle) será muy bueno para todos”, dijo el funcionario. Ninguno de los bares de la zona tiene habilitación para boliche y hasta ahora hay ocho locales que incumplen la norma.

Según el nuevo proyecto, sí se permitirá que en los locales se realice un espectáculo de teatro, que toque una banda de música en vivo o actividades de este tipo, pero “de ninguna manera habrá boliche bailable”, resaltó Suárez, y agregó: “Lo que queremos es que esa calle sea un lugar gastronómico turístico, con diversión, pero no en exceso”, y para eso “los controles serán reforzados”.

Quejas reiteradas

La medida se tomó en base a las reiteradas quejas de los vecinos de la zona residencial por los ruidos molestos, generados por los elevados volúmenes de la música, y por los disturbios que los jóvenes generan a la salida de los festejos. Al respecto, Luis Duarte, presidente de la Unión Vecinal de la Quinta Sección, dijo a Los Andes: “Me parece muy bien este proyecto porque realmente es el sentir de todos los vecinos. Lo que molesta, principalmente, es la música con amplificador de sonido. Hay veces que no hay ni gente y tienen la música a todo volumen, y encima no tienen acondicionado el lugar”.

“El tema de los pubs -agregó Duarte- ya está instalado y hasta ahí es soportable, ya es un hecho consumado, pero lo que los vecinos esperamos es que si van a seguir abriendo locales, se pueda convivir” con ellos.

En ese sentido, el ex concejal demócrata se mostró optimista y dijo: “Espero que aprueben la modificación de la ordenanza, no creo que no lo hagan”.

La queja de los vecinos de la zona no es nueva, desde el 15 de abril de este año, cuando se estableció la ordenanza que rige actualmente, salieron a manifestarse tres veces en quince días.

La ordenanza Nº 3.866/14 (la que pretende modificarse) habilita a los locales a, luego de cenar, levantar el 50% de las mesas para que los clientes que ya están en el lugar puedan bailar, con un horario y volumen de la música regulados, y prohíbe la taquilla.

“Pero los empresarios no se adaptaron a la medida; después de la medianoche convertían el local en un boliche totalmente y cobran la taquilla adentro, intentando burlar la norma”, dijo el intendente Rodolfo Suárez. En ese sentido es que “tuvimos que modificar algunos puntos de la ordenanza”, agregó el funcionario municipal.

Suárez aseguró que los jóvenes que hasta ahora iban a bailar a la Arístides, a partir de este momento pueden hacerlo en otros boliches de Mendoza.

El jefe comunal dijo que el hecho de que esta sea una calle céntrica no es una excusa para mantener los boliches allí porque “vienen chicos de otros departamentos y así como se trasladan hasta allí pueden hacerlo a otros lugares, como por ejemplo Chacras de Coria, donde no hay impacto ambiental por ruidos molestos”.

En ese sentido, amplió que tampoco es una excusa el hecho de decir “‘cuando salen de bailar y han tomado es mejor que estén en un lugar céntrico’, porque el que va a manejar directamente no tiene que tomar. Para algo está la política del conductor asignado”, agregó.

En la zona de las calles San Martín, San Juan, República de Siria y Barraquero, en la Segunda Sección, ocurre algo similar. “Pero por orden judicial y basándose en los ‘derechos adquiridos’, no podemos modificar nada allí. Lo que intentamos es que no suceda lo mismo en la Arístides Villanueva con respecto a los derechos adquiridos”, dijo el intendente.

La postura de los dueños de los locales

Respecto de este proyecto de modificación de la ordenanza impulsado desde el Ejecutivo municipal, el encargado de Tao Bar, uno de los locales en los que actualmente se puede bailar, dijo que espera “que la decisión (de aprobarla o no) se tome en base a lo que sea mejor para la ciudad y no por una mezquindad política para ganar votos”.

Él brindó a Los Andes una serie de justificativos de por qué en la Arístides deben haber locales autorizados para bailar, cuáles son los principales problemas que esta actividad suscita y sus soluciones.

“Esta calle es un polo de desarrollo turístico y necesita una oferta variada, donde se encuentre un lugar bailable. Es un problema para el turista viajar de un punto de la provincia, donde va a cenar, por ejemplo a otro donde va a bailar. Además, le otorga seguridad”, dijo el empresario dedicado a la diversión nocturna.

El responsable de Tao consideró que esto también otorga una ventaja a los mendocinos porque “está todo concentrado en pocas cuadras. Esto significa seguridad para los que salen y tranquilidad para los padres, por la distancia y porque la Arístides otorga un entorno de confianza”.
“También hay complementariedad entre los rubros, un encadenamiento positivo”, resaltó.

Asimismo, resaltó las principales cuestiones por las que se quejan los vecinos y sus posibles soluciones. “Uno de los problemas es el estacionamiento y la falta de control a los “trapitos”, eso se soluciona con estacionamiento medido y “trapitos” registrados, consideró.

“Otro de los problemas es el desorden a altas horas de la noche, esto se soluciona con mayor cantidad de preventores en las calles. Este es un gasto que los dueños de los locales estamos dispuestos a financiar”, agregó.

Finalmente, remarcó la queja de los vecinos de la zona por los ruidos molestos. “Que no se habilite ningún local que no esté en una absoluta insonorización con paneles acústicos”, dijo, y remarcó que Mendoza necesita una calle como la Arístides, que brinda diferentes atractivos tanto para el turista como para el mendocino.

Regulación de los “trapitos”

Por otro lado, el intendente Rodolfo Suárez explicó que desde la comuna capitalina también están intentado reorganizar a los trapitos (cuidacoches) para “obtener un mayor control que beneficie a todos”.

El objetivo es poner estacionamiento medido, con una tarifa fija, en horario nocturno, que comenzaría a regir a partir de las 21 aproximadamente, y finalizaría cuando termine el horario de habilitación de los locales.

“De esta manera, los trapitos estarían regulados, censados, con cuadras asignadas a cada uno y con un monto prefijado para cobrar”, agregó el jefe comunal.

Actualmente no hay ninguna medida que regule el cobro del estacionamiento en la avenida Arístides Villanueva. De estar regulado, se sabría quién es el responsable por cuadra en caso de que ocurra algún inconveniente.

Además, los “trapitos” pasarían a integrar un programa social, como el que está en el municipio con los limpiavidrios, “que nos dio mucho resultado -dijo Suárez- y no hay limpiavidrios en Ciudad”.

Fuente: www.losandes.com.ar
Link: Ver Nota


Regulan ruidos molestos causados por obras en construcción

publicado poradmin15, 2014

El concejal radical Martín Rosúa presentó una modificación a la ordenanza vigente sobre ruidos molestos.

Es para permitir que cualquier vecino pueda denunciar molestias causadas por obras en construcción, independientemente de su domicilio. También podrá elevar su queja en caso de incumplimiento de horarios de trabajo o realización de tareas los domingos o feriados, algo ya prohibido por la normativa vigente.

Hasta ahora, según la ordenanza vigente, sólo pueden realizar quejas formales los vecinos linderos, exclusivamente por los trabajos que se realizan sobre muros medianeros de las obras en construcción. “Muchas veces los vecinos que deben convivir con obras en construcción ubicadas en inmuebles cercanos se ven impedidos de realizar las denuncias correspondientes y de ejercer sus derechos por el solo hecho de no ser linderos a las obras; eso nos parece una limitación de derechos absurda que plantea la norma vigente. Hemos recibido numerosas denuncias a través de las redes sociales y en el ámbito del Concejo de de ciudadanos que se sienten completamente desprotegidos por un formalismo legal“, apuntó.

Las modificaciones que solicita el concejal implican que se contemplen horarios precisos para cualquier trabajo que se ejecute en obras en construcción que genere ruidos molestos o vibraciones. Las tareas deberán realizarse de 8 a 13 y de 15 a 19. Quedará además expresamente prohibido realizar estas actividades los días domingos y feriados.

Para el edil, esta modificación que ahora contempla también a los vecinos no linderos tiene por objeto prevenir, controlar y corregir la contaminación acústica que afecta a las personas vecinas, al medio ambiente y a las edificaciones protegiéndolos contra ruidos y vibraciones. En definitiva, establece más y mejores “normas de convivencia ciudadana“.

La falta de cumplimiento de esta reglamentación será considerado una falta, prevista en el Articulo 603-14 del Código d Faltas, y pasible de las penalidades allí establecidas. Al respecto, la Ordenanza en cuestión estableces un claro sistema de actuación por parte de las autoridades. Una vez anoticiada la Guardia Urbana Municipal (GUM) por cualquier vecino de la obra en cuestión, sea lindero o no, y verificada la infracción por dicha autoridad, se procederá a labrar acta de todo lo actuado, la cual será remitida, conjuntamente con las actuaciones existentes al Tribunal de Faltas, y copia de las mismas a la Dirección General de Obras Particulares para su toma de razón. Asimismo, la GUM procederá a la paralización inmediata de las tareas realizadas.

Como lo venimos haciendo en diferentes cuestiones, impulsamos un crecimiento ordenado y planificado de la ciudad en todos sus ámbitos, estimulando siempre la inciativa privada de nuestros emprendedores, pero respetando el derecho a la sana convivencia de todos sus vecinos, tratamos así de generar normas que permitan minimizar potenciales conflictos sin entorpecer el desarrollo económico de Rosario.”

Fuente: www.sinmordaza.com
Link: Ver Nota