Archivo de la categoría'Ordenanzas Municipales'


Bar Fiji: seis denuncias, una infracción y una clausura en un año y medio

publicado poradmin23, 2013

El Municipio recibió reiteradas quejas de vecinos por ruidos molestos y por el “mal ambiente” que había en el bar. El Secretario de Control, Ramiro Dall’aglio dijo que hicieron las inspecciones que son de competencia municipal (ruidos molestos y venta de alcohol) pero aclaró: “No podemos hacer lo que no hace la Policía”.

El bar Fiji, donde el domingo a las 10 de la mañana se desató la tragedia que terminó con la vida de Walter Gonzalo Montaner, era blanco de los padecimientos de los vecinos desde hacía más de cinco años. Las quejas por “ruidos molestos” y por el “mal ambiente” que reunía el lugar se reiteraron al 0800 de la Municipalidad. Según sus registros, desde 2012 recibió seis denuncias: los días 25 de abril, 4 de mayo y 20 de julio del año pasado; y 20 de junio, 30 de agosto y el 21 de septiembre de este año. Como consecuencia, al bar se le labró un acta de infracción en 2012 y se clausuró en forma preventiva en junio pasado por unos días, precisamente por obstruir la inspección.

Al estar inscripto bajo la categoría de bar, Fiji no tenía horario de apertura ni de cierre; podía funcionar las 24 horas y vender bebidas alcohólicas durante la mañana. Y es lo que hacía. Por eso, los domingos continuaba abierto hasta pasado el mediodía, pero con la música fuerte y a puertas cerradas.

En una entrevista con El Litoral, el secretario de Control de la Municipalidad, Ramiro Dall’Aglio reconoció que las quejas de los vecinos excedían el problema de los ruidos molestos por la música fuerte y abarcaban “un ambiente complejo, con gente armada o consumiendo estupefacientes”. Pero aclaró que eso excede las funciones de un inspector municipal, con lo cual “eran derivadas a la policía”.

—¿Qué tipos de denuncias de vecinos recibieron durante este año y en años anteriores?

Ruidos molestos, fundamentalmente.

—¿En qué horarios?

—Diversos horarios, durante los sábados a la tarde cuando hacía las pruebas de sonido y por la mañana del domingo. En junio fue clausurado en forma preventiva hasta dar garantía de funcionamiento acorde a las normas reglamentarias por obstruir la inspección. Nunca perdieron la habilitación, no tuvieron una actuación que amerite el quite de la habilitación.

—¿Sólo recibieron denuncias por ruidos molestos?

—Teníamos denuncias en la oficina de Derecho Ciudadano por el ambiente complejo, por molestar a vecinos y a gente que pasaba por el lugar y por ingesta de estupefacientes. Pero esas cuestiones las giramos a la Policía. Nosotros no tenemos formas de controlar eso.

—¿Y cuál es el objetivo del control entonces?

—Que se adapten a la normativa.

—Si ustedes hacían una inspección a las 10 de la mañana y no estaban funcionando como un bar tradicional y tenían denuncias de vecinos por música alta y ruidos molestos a esa hora, ¿no podían intervenir?

Bares con música hay funcionando a esa hora en la ciudad. Este era un bar de la nocturnidad, tenemos muchas denuncias, es un bar al que iba gente a tomar algo después de trabajar toda la noche, si vendían alcohol y ponían música, no es infracción.

—¿El municipio no puede actuar en ese caso, con las quejas de los vecinos?

—Por ruidos molestos sí y actuó la Brigada de Contaminación Sonora que en reiteradas oportunidades les hizo bajar la música y se labraron acta de infracciones. Pero lo que no hace la Policía no lo podemos hacer nosotros. El problema es que ese lugar funcionaba porque otro negocio funcionaba y es muy complicado y eso no lo va a solucionar un inspector.

—Pero si el municipio sabe de esta situación, ¿ha derivado la denuncia a la Policía, intervino denunciando este tipo de hechos para que no terminen como terminó?

—A la denuncia la hace el vecino y nosotros las giramos, a todas, a la Policía. Pero el tema es que caen los inspectores, le hacen bajar la música y le hacen infracción si se pasa de los decibeles permitidos. Han tenido inspecciones casi todos los fines de semana. Sabíamos que muchas de las denuncias que entraban eran por un ambiente complejo que había en el lugar, gente armada o consumiendo estupefacientes, lo cual es imposible para un inspector.

—¿Nunca se pensó en un operativo en conjunto con la Policía?

—¿Operativo para qué?

—Y, para detectar este tipo de situaciones que ustedes recibían como denuncias.

—Lo tiene que hacer la Policía, nosotros no podemos ir a constatar.

—Pero en conjunto, cada uno con sus competencias.

—No hacemos controles con la Policía, no podemos decirles a ellos qué hacer.

—Pero coordinarlos con el Ministerio de Seguridad, no diciéndoles ustedes a la Policía lo que tiene que hacer.

—¿Por gente armada o drogas?

—Claro, teniendo en cuenta las denuncias que recibían de los vecinos por el ambiente complejo.

No, no hicimos ningún operativo conjunto, les giramos a la Policía para que tomen cartas en el asunto en los temas que son policiales y nosotros nos concentramos en los municipales. Se controla el expendio de alcohol y ruidos molestos, el resto de las cuestiones son policiales. En términos de lo que es el cumplimiento de la ordenanza municipal, Fiji ha sido acosado por los inspectores. Lo que pasa es que hay una problemática que trasciende la cuestión de las infracciones que labra la Municipalidad y nosotros podemos hacer operativos conjuntos con la Policía para controlar lo nuestro que es el alcohol y el ruido. Pero no podemos invitarlos a que hagan un operativo con nosotros para que hagan la parte de ellos y controlen si hay gente armada, o consumiendo drogas.

Fuente: www.agenciafe.com
Link: Ver Nota


Ruidos molestos: Hay muchas denuncias falsas en la Comuna

publicado poradmin22, 2013

El Director General de Protección Civil y Gestión de Riesgos del Municipio Ricardo Garcia puntualizó a CorrientesHoy que para reclamar por ruidos molestos se formulan muchas alarmas apócrifas. “Los fines de semana se acrecientan los casos de gente irresponsable que llama al 911 para reportar hechos que nunca suceden. Habría que avanzar con mayores penas para estas personas” dijo el funcionario que anticipó: “Las playas podrían estar habilitadas a fines de noviembre”.

“Recibimos muchos llamados que son tomadas de pelo y eso nos dificulta bastante el trabajo”, explicó el funcionario capitalino.

“Tenemos 10 inspectores y últimamente nos sucede que nos dicen que hay música fuerte en Laguna Brava, en el barrio Independencia o en el Cremonte; vamos, llegamos al domicilio registrado y todos duermen. Son falsas denuncias que nos generan demoras y gastos vanos”, profundizó García.

En ese contexto, amplió que “a pesar de estas prácticas que seguramente algunos las realizarán en broma o con alguna intencionalidad de dispersión, puedo decir que mermaron las denuncias”.

Fuente: www.corrienteshoy.com
Link: Ver Nota


Ascienden a 2207 las denuncias por ruidos molestos

publicado poradmin21, 2013

Fue el cuarto mes del año en el que se superaron las 300. El sonido de los actos políticos, el Taraguí Rock y el ruido domiciliario fueron las principales causas.

La contaminación acústica es el problema ambiental que más afecta a los vecinos que viven en la ciudad. Así lo revelan las estadísticas que en el mes de septiembre volvieron a subir registrando 349 reclamos, lo que eleva a 2207 el total acumulado en los primeros nueve meses del año.

Estos números ubican a septiembre como el segundo mes con mayor cantidad de quejas por agresiones sonoras en toda la historia del Municipio, solo superado por Junio de 2013 con 360.

La cifra de 349 también incrementa en 81 las producidas en el mismo mes de 2012, lo que representa un aumento del 30,23 por ciento. Con respecto a las cantidades anuales, las 2207 sobrepasan en 531 las llamadas recibidas en igual período del año anterior lo que marca un crecimiento del 31.69 por ciento.

En la primera quincena, el motivo principal que produjo el descontento fue el ruido de los actos de campaña política y festivales y en als egunda la música a alto volumen en domicilios particulares

Con respecto a este último tema, Jorge Echeverz coordinador general de la Asociación Unidos por el Silencio explicó que los ruidos molestos ya no son solamente un problema que afecta la salud y ocasiona enfrentamientos entre vecinos, sino que también han comenzado a generar perjuicios económicos que dañan el patrimonio inmobiliario de personas que viven en distintos barrios.

“Algunos tienen que rebajar en 100 y 150 mil pesos el precio de su propiedad para poder venderla y aún así, les resulta difícil porque nadie quiere ir a vivir a un lugar donde haya vecinos que tengan la costumbre de escuchar música fuerte”, aseveró.

Posteriormente, el dirigente informó que ahora “lo primero que pregunta un comprador, es si hay un boliche, un salón de fiestas o un club cerca y luego si la gente que vive en la zona contrata grupos de cumbia en su domicilio”.

“Es una verdadera pena que por cuatro o cinco mal educados que hay en algunos barrios y por la excesiva tolerancia que tienen los funcionarios con este tema, se perjudique a la inmensa mayoría de la sociedad y se le haga perder dinero a familias que han trabajado toda una vida para obtenerlo”, concluyó

Fuente: www.momarandu.com
Link: Ver Nota