Archivo de la categoría'Ley de Tránsito Nacional'


Un parador de micros causa malestar entre los vecinos

publicado poradmin14, 2016

Desde hace por lo menos una semana, distintos vecinos de Barrio Hipódromo, realizaron denuncias y quejas en la redacción de Diario Hoy.  Según contaron vía telefónica y en persona, colectivos de la línea estacionan y utilizan de “parador” la calle 115. Esta situación causa ruidos molestos durante todo el día y genera una disminución muy marcada de la calle, donde por momento casi no pueden pasar autos. “Las largas colas se producen desde 38 hasta diagonal 80, siempre sobre la 115”, explicó enojado un frentista.

Tal cual manifestaron las personas que denunciaron esta situación, el parador es “insostenible porque el ruido de los motores a primera hora genera malestar generalizado en todos los frentistas que se levantan temprano y aquellos que quieren dormir en paz”. 

Sin embargo, según dan cuenta los denunciantes, esta situación también le crea problemas a los choferes que pueden entrar al parador de siempre y no tienen otra opción que apostarse sobre 115 y en menor medida sobre la 122. Los mismos están a la deriva en su momento de descanso, ya que no cuentan con baños ni un sector donde poder comer, ociarse o estar simplemente bajo techo.

En definitiva, el reclamo involucra a los vecinos y choferes de los colectivos de color amarillo, y ambos coinciden que la empresa y las autoridades correspondientes, deberán encontrarle una solución a lo que con el correr de los días se tornó una “pesadilla” para quienes viven en la zona y también, en corto plazo, complicó el normal desarrollo de las tareas para quienes manejan los micros

Fuente: Hoy
Link: Ver Nota


En Puerto Iguazú piden medidas por ruidos molestos en la costanera

publicado poradmin4, 2015

Vecinos y empresarios hoteleros de la zona de costanera Eduardo Arrabal del barrio de Villa Alta de la localidad de Puerto Iguazú, presentaron ante el Concejo Deliberante un pedido para que se tomen medidas sobre los constantes ruidos molestos tanto de motocicletas como de la música con alto volumen.

Cabe recordar que si bien en el municipio existen ordenanzas respecto a la problemática, el Código de Faltas establece sanciones para los casos de ruidos molestos en general y principalmente aquellos casos que se producen con parlantes móviles, para esto se realizarán rondas policiales a fin de controlar estos casos.

Por ello también se pide a los ciudadanos afectados por esta clase de acciones que lo denuncien inmediatamente. La ordenanza en vigencia prohíbe producir, causar, estimular o provocar ruidos molestos, cualquiera sea su origen, cuando por razones de hora y lugar o por su calidad o grado de intensidad, se perturbe o pueda perturbar la tranquilidad o reposo de la población o causar perjuicios o molestias de cualquier naturaleza.

Fuente: www.territoriodigital.com
Link: Ver Nota


Crecen las quejas de los vecinos porteños por los ruidos molestos

publicado poradmin18, 2015

Los ruidos molestos y perjudiciales para la salud aumentaron en los últimos tiempos en la ciudad de Buenos Aires, en un momento en que aparece auspicioso para los vecinos el reciente fallo judicial que obliga a la empresa AUSA a accionar barreras contra la contaminación sonora.

Los estudios revelan que Buenos Aires se encuentra entre las cinco ciudades más ruidosas del mundo -como lo son también Mendoza, La Plata y Santa Fe en el ranking argentino- y que en avenidas de fuerte flujo vehicular supera los 70 decibeles, que marcan una frontera entre lo razonable y lo perjudicial para las personas, alcanzando uno de sus máximas niveles en las proximidades de las autopistas.

En este sentido, un reciente fallo judicial avaló después de 14 años el reclamo de un vecino porteño que vive a 50 metros de la Autopista 25 de Mayo, una sentencia que obliga a AUSA (la empresa del Gobierno porteño que gerencia las autopistas urbanas) a presentar un proyecto para reducir los ruidos.

“Hay una falta de planeamiento urbano, algo que quedó congelado hace años”, dijo a Télam el arquitecto Teodoro Potaz, de la organización Acústica Legal, al analizar las causas del incremento de la contaminación sonora, y ejemplificó con “las autopistas, que fueron pensadas para tantos miles de autos, que después fueron aumentando, pero no se modificaron”.

El arquitecto señaló que el ruido que generan las autopistas se podría resolver “colocando barreras en los costados que desarrollen una protección acústica, para que el ruido rebote adentro de la autopista, lo absorba y no pase hacia afuera, pero el problema es que las autopistas tienen una degradación que aumenta permanentemente y una falta de planificación, que lleva a que no asuman el gasto para solucionarlo”.

“Pero -enfatizó- se puede solucionar perfectamente con un equipo de ingenieros, como los hay en Europa, donde se da todo un desarrollo tecnológico que habría que aplicarlo para el impacto ambiental que producen todas las fuentes sonoras que están sobre exageradas en el ruido”.

A su vez, el arquitecto destacó los aspectos sociales y psicológicos que operan en la problemática de la contaminación sonora, al plantear que “la población esta infectada, en cierta manera, de una problemática que ante cualquier situación se exaspera, subió el nivel de sensibilidad en el individuo para ya no soportar lo que pasa en las fuentes generadoras de sonidos”.

Potaz se refirió a situaciones relacionadas al aumento de autos en la calle, como cuando hay paros de trenes, subtes o colectivos, lo que “contribuye a la contaminación sonora, que exaspera al individuo”.

En este sentido, precisó que “se incrementaron los ruidos y también las molestias del individuo. El individuo no vive en paz, hay gente que duerme con ruidos”, e hizo alusión a los bocinazos, a los ruidos de los autos, la velocidad, las sirenas, el ascensor, los perros del vecino”.

Junto con el aumento de ruidos “hay un incremento de los reclamos“, dijo Potaz, tras añadir que “me llegan hasta quejas de que el señor de adelante tenía un perro y ahora tiene dos perros, hay temas que son de asistencia social”.

Por su parte, la fonoaudióloga Mónica Matti de la fundación GAES Centros Auditivos, coincidió en que “las quejas por ruido han aumentado en todas partes y responden a una gran variedad de causas, entre las que destacan aquellas que afectan a las actividades de ocio nocturno, en terrazas, discotecas, zonas de concentración juvenil; al tráfico rodado y aéreo; a conflictos de convivencia entre vecinos; a obras en la calle; a servicios públicos, y a la actividad industrial ruidosa”.

En diálogo con Télam, aseguró que estas situaciones llevaron en los últimos años a que “algunos de estos conflictos pasaran al ámbito de la justicia y se dictaran las primeras sentencias”.

En forma paralela a esta realidad, los problemas auditivos en la población crecieron, según la especialista, quien sostuvo que “han aumentado considerablemente las consultas al especialista ORL (otorrinolaringólogo) de adolescentes y adultos jóvenes por presentar síntomas como acúfenos, sensación de oído tapado y/o hipoacusia momentánea o permanente por exposición a ruidos fuertes al concurrir a recitales, boliches o al uso prolongado de dispositivos para escuchar música a intensidades muy por encima del nivel recomendado y saludable”.

De hecho, así como el transporte en autopistas, avenidas y calles es uno de los principales causantes de contaminación acústica junto con la construcción y la industria, también lo es, en el plano individual, el uso cada vez más frecuente de celulares y reproductores de audio pequeños y potentes, capaces de aumentar el volumen hasta 120 decibeles.

La inconciencia frente a este daño a nivel individual se suma de alguna manera a lo que planteó Potaz a nivel general, de que hay “una dejadez en el respeto a las costumbres y entonces la gente se va viciando y no le importa si tiene un escape libre o el tema de la velocidad que repercute en el impacto ambiental, pero no es la culpa del individuo porque a él le quitaron muchas cosas, el problema es social”.

Fuente: Telam
Link: Ver Nota