Archivo de la categoría'Insomnio'


Condena económica por ruidos molestos de una imprenta

publicado poradmin27, 2016

La justicia porteña estableció una pena de multa por cuatro mil pesos al titular de una imprenta ubicada en Villa Soldati que, por el sonido elevado de su maquinaria durante las 24 horas del día, infringía el Código Contravencional al perturbar el descanso o la tranquilidad de los vecinos. El imputado reconoció su responsabilidad por los ruidos producidos debido a su actividad comercial, por lo que la causa se resolvió en un juicio abreviado.

El juez Pablo Cruz Casas, titular del juzgado N° 10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, resolvió condenar al titular de una imprenta ubicada en el barrio de Villa Soldati, “a la pena de multa de 4000 pesos”, por ser autor responsable de la infracción prevista en el segundo párrafo del artículo 82 del Código Contravencional, consistente en ruidos molestos producto de una explotación o actividad comercial.

La condena dispuesta, fue dictada en el marco de un acuerdo de juicio abreviado entre la fiscalía y la defensa, ante el reconocimiento del imputado de su responsabilidad por los hechos denunciados, tipificados en la contravención “ruidos molestos”. Según lo dispuesto en la sentencia firmada el pasado 8 de junio, el condenado pagará la multa impuesta en cuatro cuotas de mil pesos, siendo la última cuota abonada en el mes de septiembre.

La causa fue iniciada a partir de la denuncia efectuada por un vecino, en la que se señala que “los ruidos provienen de máquinas voluminosas que por su volumen, intensidad y oportunidad exceden una normal tolerancia”, lo que perturbaba sus horas de descanso, ya que la imprenta trabajaba las 24 horas.

Sin perjuicio de que no se haya constatado con una pericia la intensidad de los ruidos y vibraciones, para determinar si los mismos superan los límites permitidos por la ley, existe un conjunto de elementos de prueba directa que, en un sentido concordante, da la pauta de que dichos ruidos excedían los límites de tolerancia permitidos”, afirmó el juez Casas en los fundamentos de su resolución, señalando que se encuentra debidamente acreditado que el acusado “produjo ruidos molestos a través de la persona de existencia ideal ‘P. P. SRL’, de la cual resulta ser titular, desde comienzos del mes de febrero de 2014, hasta el 10 de julio de 2015, producidos por diversas maquinarias allí utilizadas”, no solo en horarios diurnos, sino también “todos los días desde las 21.00 horas hasta las 07 .00 horas aproximadamente”.

En la resolución, también se destaca que “está acreditada la faz subjetiva del tipo contravencional, que exige el comportamiento doloso del autor, en la medida que a pesar que tenía conocimiento de la situación típica, de todas maneras continuó desarrollando actividades comerciales bajo las mismas condiciones que venía haciendo, sin realizar las mejo ras en las instalaciones o reformas efectivas para lograr la insonorización del establecimiento”.

Para definir la pena a imponer, el magistrado tuvo en cuenta la pretensión de la fiscalía, y sopesó las sanciones establecidas en el artículo 82 del Código Contravencional, el cual prevé para “quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia”, 1 a 5 días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1000 pesos; y “cuando la conducta se realiza en nombre, al amparo, en beneficio o con autorización de una persona de existencia ideal o del titular de una explotación o actividad”, la sanción establecida es de 600 a 10000 pesos.

“En favor del imputado habré de mensurar su predisposición para resolver el conflicto con celeridad, puesta de manifiesto en la audiencia celebrada en el día de la fecha y que no posee antecedentes contravencionales. Todo ello, sumado a los demás criterios de mensuración punitiva estatuidos por la ley de fondo, me llevan a sostener que la pena de multa acordada por las partes, de pesos cuatro mil, pagadera en cuatro cuotas iguales y consecutivas de mil pesos […], resulta acorde con la envergadura del tipo contravencional que se le atribuye”, concluyó el juez.

Fuente: palermonline.com.ar
Link: Ver Nota


Siguen los ruidos molestos

publicado poradmin23, 2016

Son las 3.47 del domingo 18 de septiembre. Nuevamente, como todos los viernes y sábados de invierno tenemos en el barrio Pichincha el problema de los ruidos que producen los boliches instalados en la zona de Suipacha y Francia, entre Jujuy y Güemes.

En ese contorno es imposible ya no dormir, yo diría que vivir por las noches señaladas. Es infernal el descontrol que debemos soportar: bocinazos, gritos, y la infaltable música que sale de los boliches que, se supone, deberían estar insonorizados. Por supuesto que llamé a la GUM, tal con invariablemente lo hago cada noche de jolgorio. Me atendió el operador 241, que nuevamente me explicó que ellos sólo hacen lo que les mandan sus superiores y las ordenanzas, y que cuando me di a conocer me reprendió que en algún momento de este año y del anterior, un hijo mío se tuvo que molestar en ir hasta el cuartel y que allí los insultó. Cosa que puede ser cierta ya que, realmente, entre los ruidos que no cesan y la autoridad de control que no ejecuta lo que las ordenanzas dicen, estamos un poco cansados. Tengo una muestra más que palpable. Ayer, alrededor de las 2, volvía a mi casa y en Pichincha y Tucumán había un control de alcoholemia de proporciones. Bien por ello. Ahora la pregunta es ¿no lo podrían haber hecho en Pichincha y Brown, y matar dos pájaros de un tiro? Y por supuesto, cuando llegué a mi domicilio el ruido era el de todas las noches de inimputabilidad bolichera. ¿Nadie piensa hacer nada para paliar este descontrol? ¿Nosotros somos vecinos de segunda?

Roberto Brussa
Fuente: www.lacapital.com.ar
Link: Ver Nota


Vecinos molestos por improvisado parador de micros

publicado poradmin15, 2016

Unidades de la Línea Este estacionan en la calle 115 desde 40 hasta diagonal 80 y en la avenida 122, desde avenida Antártida hasta calle 35. Quejas por el ruido de los motores y el espacio que ocupan

Desde hace unos dos meses, micros de la Línea Este improvisan paradores en la calle 115 desde 40 hasta diagonal 80 y en la avenida 122, desde avenida Antártida hasta calle 35. La ocupación de la vía pública, la contaminación ambiental y las actividades que se producen mientras los choferes hacen tiempo para tomar sus turnos o entregar sus unidades, generan todo tipo de contratiempos para los vecinos de esas zonas, por lo que reclaman la intervención de la Comuna.

Para los vecinos del segmento de barrio Hipódromo cercano al Parador es una “pesadilla” porque deben convivir con esas amarillas unidades estacionadas durante buena parte del día y ocupando buen espacio de calles que ya de por si son angostas. Además el ruido de los motores a primera hora es el desagradable “despertador” que sufren aún los que ya no se ven obligados a madrugar.

En ese marco, los vecinos vienen realizando denuncias para que la Municipalidad intervenga en el ordenamiento de la vía pública; sin embargo todos coinciden en que hasta el momento, no obtuvieron respuesta.

Los choferes por su parte también están disconformes con las nuevas condiciones laborales. “No sabemos qué pasó entre la empresa y la Municipalidad, pero ya no nos dejan entrar al parador y tenemos que estacionar los micros en la 115 y en la avenida 122 y Antártida; no disponemos de baños ni de un lugar adecuado para descansar”, apunta un chofer que prefirió dejar su nombre en reserva por temor a sufrir represalias.

Cabe aclarar que desde hace varias semanas se estacionó en 115 y 41 un micro verde en el que se dispuso una cocina para que los choferes puedan tomar algo caliente.

Fuente:  El Dia
Link: Ver Nota