Archivo de la categoría'Fatiga auditiva'


Dudas y denuncias de vecinos

publicado poradmin29, 2016

La vecina Mariana Paz y otros vecinos presentaron una queja ante el gerente de la empresa, Ricardo Jiménez, por el “accionar” de Buspack.

Advirtieron sobre “problemas edilicios” en casas colindantes al lavadero de colectivos.

Reclamaron por el “vertido de líquidos cloacales y gasoil a la vía pública (sobre Junín), ruidos molestos a toda hora y preocupación por incendios reiterados en las unidades del predio poniendo en riesgo a la comunidad”.

La mujer también se presentó ante la Defensoría del Pueblo para obtener un acuerdo resarcitorio para arreglar su casa. Finalmente, dijo que la firma no brindó una respuesta.

Para Oscar, otro vecino, existen dos “problemas”: la supuesta contaminación ambiental y sonora, que adjudica a la firma.

El hombre coincide con Paz en que la empresa “ha blanqueado un poquito los desagües”, pero ilustró lo que considera que es la situación de la zona: “No se sabe cómo es el olor a lluvia. Ahora es olor a gasoil”.

Nicolás Tello vive a metros de Buspack. Señaló que convocó a marchas porque dijo que la empresa vertía líquidos. Para el hombre, hubo “desidia funcional porque no controlaron a la empresa”.

Fuente: www.lavoz.com.ar
Link: Ver Nota


Vecinos en pie de guerra por fiestas en balnearios

publicado poradmin29, 2016

Son residentes de la zona Sur, que reclaman control por los ruidos molestos que se producen casi todos los días de la semana que no los dejan descansar. También se quejan de trapitos y vendedores ambulantes.

Los vecinos de la zona Sur de Mar del Plata piden “control” para las fiestas de playas que generan ruidos molestos casi todos los días de la semana, al tiempo que se quejan por la invasión de “trapitos” y vendedores ambulantes.
Como ocurre cada temporada, los vecinos de los barrios de la zona sur de Mar del Plata padecen vivir frente a los balnearios más selectos de la ciudad, en donde se realizan fiestas de playa casi todos los días de la semana. A eso, se suma el descontrol de “cuidacoches” y vendedores ambulantes, que prácticamente se apropian de las calles.

Desde la sociedad de fomento del barrio Alfar, aseguraron que se armará una mesa de trabajo para que el año que viene la situación no se salga de control.
Incluso pidieron a los responsables “un resarcimiento para el barrio, por las molestias que han causado”.
“Estamos teniendo muy graves problemas y no solo por el tema del ruido; este año parece que no hay respeto por nada”, admitió la presidenta de la sociedad de fomento, Liliana Ballanti en declaraciones a Radio 10 Mar del Plata
Si bien aclaró que los vecinos “no están en contra de que haya movidas musicales“, reclamó que se realicen controles “para que el ruido no sea algo que genere una molestia a nuestro barrio y a otros barrios como Playa Serena, San Jacinto o San Patricio”.
Según Liliana, se observa presencia policial, pero aún así no es suficiente porque “los chicos están pasados de revoluciones”, sobre todo de noche, cuando se hace “imposible dormir”.
“Hemos visto chicos corriendo desnudos por el barrio”, advirtió.

Ballanti puntualizó que Mute y La Caseta son los balnearios “más problemáticos” porque realizan fiestas “de miércoles a domingo. Entendemos que es parte del verano, que genera ingresos, pero pedimos un poco de respeto y consideración porque no estamos viviendo en paz, no podemos dormir”, exigió.
Otro punto de conflicto, dijo, tiene que ver con los “cuidacoches” o “trapitos” que trabajan en la zona.

“Cobran entre 100 y 150 pesos para estacionar y nadie los va a denunciar para que no le destrocen el auto”, describió.

Fuente: www.diariopopular.com.ar
Link: Ver Nota


Vecinos se oponen a la instalación de una disco en Guaymallén

publicado poradmin10, 2015

Frentistas de la Lateral Norte del Acceso Este denuncian que un salón genera desmanes en la zona. Cuenta con autorización del municipio, que transformó esta zona residencial en comercial.

Vecinos de la lateral norte del Acceso Este (Guaymallén) están más que molestos y preocupados luego de que, en las inmediaciones del Shopping, abriera una discoteca hace poco menos de dos meses.

Se trata de un local ubicado en el mismo predio del hotel Intercontinental y -de acuerdo a lo denunciado por los pobladores de la zona- no ha hecho más que alterar el orden y la paz de la zona en que viven con música fuerte, peleas callejeras, roturas de vidrios y gritos durante toda las madrugadas de los fines de semana.

De hecho, las personas consultadas indicaron que desde mediados del año pasado la comuna guaymallina modificó la categoría de la locación, que dejó de ser zona residencial para convertirse en zona comercial.

“No puede ser zona comercial si el propio código de edificación establece que en esa categoría no puede haber escuelas, hospitales ni hoteles cinco estrellas. Y son todas cosas que hay en este lugar”. destacó Viviana Erice, vecina del lugar.

En tanto, desde la comuna indicaron que el flamante local está debidamente habilitado, aunque únicamente como “confitería bailable”. Y si bien sus propietarios han elevado el pedido para la habilitación definitiva como boliche -según especificó el director de Industria y Comercio de Guaymallén, Rodrigo Gallardo-, no puede funcionar como tal hasta que se apruebe (o rechace) este pedido.fhab

“Está funcionando como un boliche igual, más allá de la habilitación que tiene. Y nosotros tenemos que soportar todas esas cosas, desde ruidos molestos toda la noche hasta botellazos en nuestros portones y ventanas”, coincidieron los vecinos.

Grito en el cielo

“Con el mismo criterio con que habilitaron el boliche, mañana van a habilitar otro local y así sucesivamente. Como vecinos estamos preocupados por el gran cambio en la zona, ya hemos perdido la tranquilidad absoluta del lugar. Sabemos que si bajamos los brazos esto va a seguir avanzando y terminará pronto como la calle Arístides Villanueva (de la ciudad de Mendoza)”, destacó Viviana Erice, quien vive en ese tramo de la Lateral Norte de la Avenida Acceso Este).

En la misma sintonía, su padre Claudio también se refirió a las situaciones cotidianas que deben pasar fin de semana tras fin de semana.

“Es un desastre, los autos estacionan en doble fila, se dispara una alarma y dispara a otras que suenan toda la noche. Cuando se van, lo hacen a los bocinazos y a eso se le suman peleas callejeras, picadas y la gente borracha que sale del boliche”, sintetizó el hombre, que lleva 35 años viviendo en el lugar.

“Nunca se nos informó que iban a convertir esta zona residencial en comercial ni se nos pidió opinión. Además, una cosa es que sea una zona comercial con comercios que abren de 8 a 20, pero otra distinta es tener un boliche. Porque, aunque esté anotada como confitería bailable, funciona como boliche”, se quejó el hombre, indicando que antes sólo abrían los viernes por la noche y ahora lo hacen también los sábados.

“Presentamos notas a tres reparticiones de la Municipalidad (Comercio, Jurídica y al propio intendente) y hemos ido varias veces los vecinos. Pero estamos esperando todavía que nos respondan”, agregó el hombre.

Mara es otra de las vecinas más históricas del lugar. Lleva 30 años en su casa, ubicada frente al espacio verde lindante con el Acceso Este y -con un dejo de nostalgia- destacó que la zona “era muy tranquila”.

“El portón está recién puesto y el otro día ya nos lo rayaron”, sostuvo mientras señalaba el evidente daño. “Todos los días tenemos que ver autos mal estacionados, obstruyendo puentes. Ni siquiera la Municipalidad pasa levantando las hojas, ni la Policía patrullando. Esto es de hace tiempo ya, incluso antes de la apertura del boliche”, siguió la mujer.

“Hace unos días, antes de que pudiéramos poner el portón, se metió a casa una chica que venía borracha y estaba escapándose del novio, con quien se estaba peleando. El tema es que tenía acá no sólo a la chica, sino también a su novio y a un grupo de chicos que venían con ellos”, agregó.

Asimismo, destacó que el espacio verde ubicado cruzando la lateral es tierra de nadie, especialmente de noche y los fines de semana. “Se juntan grupos a drogarse, a emborracharse. Y, en el medio de todo este reclamo, nos ponen un boliche al lado”, sentenció la vecina.

Aldo Medawar también es de los históricos, al punto de que resalta que su casa fue la primera en el lugar. “Hemos pedido a la Municipalidad que ponga reductores de velocidad o haga algo con el tránsito, porque los autos pasan muy rápido por la calle. Tenemos problemas hasta para poder sacar nuestros autos”, contó el hombre que se instaló en el lugar en el ’74 y que ha visto crecer la zona durante todos estos años.

Situado exactamente al lado del predio del hotel cinco estrellas -donde se encuentra también la discoteca- hay un complejo de viviendas. Allí los vecinos son, quizás, los que se llevan la peor parte los fines de semana por la noche.

“Esto se ha ido más allá de lo que se puede esperar. Imagino yo que hay mucha plata en el medio o algo, pero no se entiende cómo habilitan una discoteca en este lugar. Aparentemente el boliche tiene un patio interno y justo el pasillo del complejo da a ese lugar, por lo que todas las noches escuchamos la música, los gritos, las charlas. Además nos orinan la puerta y a veces nos da hasta miedo pedir permiso para que nos dejen entrar a nuestras casas, porque están en la vereda”, contó Laura, una de las vecinas del mencionado complejo.

Allí vive con su esposo, Sebastián, y su pequeño hijo. “De ser una zona liberada pasó a ser una zona en la que se permite cualquier cosa. Hace dos meses abrió el boliche y hace dos meses estamos yendo a pedir explicaciones a la Municipalidad, pero se tiran la pelota. Y esto pasó de ser zona residencial a comercial de un día para el otro. Tenemos que estar con miedo a los borrachos, al tránsito. Acá vivimos con criaturas”, siguió el joven matrimonio, resaltando que si verdaderamente fuera una “confitería bailable” debería cerrar a la 1.30 o a las 2, y no a las 5 como -dicen- ocurre.

“Es una locura, pero muchos estamos considerando mudarnos. Es nuestra casa y tenemos que dejarla”, agregó Sebastián, otro de los moradores del lugar.

Salón bailable

El director de Comercio de Guaymallén, Rodrigo Gallardo, indicó que hay un expediente de habilitación para un local bailable en el hotel Intercontinental. “Pidieron la habilitación como salón bailable, pero se les ha otorgado como confitería bailable. Ellos volvieron a hacer el pedido por boliche y eso se está analizando. Pero hasta el momento está funcionando como confitería”.

Indicó que todos los fines de semana se hacen controles e inspecciones en el lugar “como a cualquier otro local” con la idea de ver que se cumpla todo y no haya anomalías. “Cumplen con todas las normas”, aseguró Gallardo.

Destacó que él mismo ha hablado y escuchado las preocupaciones de los vecinos y que tiene más que ver con lo externo que con lo que ocurre en el lugar. “Por esto es que se ha notificado al salón de que deberá adaptar sus condiciones para tranquilidad de los vecinos”, sentenció.

Al cierre de esta edición resultó imposible comunicarse con los responsables del local en cuestión.

Fuente: www.losandes.com.ar
Link: Ver Nota