Archivo de la categoría'Contaminación Sonora'


Dudas y denuncias de vecinos

publicado poradmin29, 2016

La vecina Mariana Paz y otros vecinos presentaron una queja ante el gerente de la empresa, Ricardo Jiménez, por el “accionar” de Buspack.

Advirtieron sobre “problemas edilicios” en casas colindantes al lavadero de colectivos.

Reclamaron por el “vertido de líquidos cloacales y gasoil a la vía pública (sobre Junín), ruidos molestos a toda hora y preocupación por incendios reiterados en las unidades del predio poniendo en riesgo a la comunidad”.

La mujer también se presentó ante la Defensoría del Pueblo para obtener un acuerdo resarcitorio para arreglar su casa. Finalmente, dijo que la firma no brindó una respuesta.

Para Oscar, otro vecino, existen dos “problemas”: la supuesta contaminación ambiental y sonora, que adjudica a la firma.

El hombre coincide con Paz en que la empresa “ha blanqueado un poquito los desagües”, pero ilustró lo que considera que es la situación de la zona: “No se sabe cómo es el olor a lluvia. Ahora es olor a gasoil”.

Nicolás Tello vive a metros de Buspack. Señaló que convocó a marchas porque dijo que la empresa vertía líquidos. Para el hombre, hubo “desidia funcional porque no controlaron a la empresa”.

Fuente: www.lavoz.com.ar
Link: Ver Nota


Ruidos molestos: en lo que va del año hubo más de 3.000 denuncias en la Ciudad

publicado poradmin22, 2016

Los ruidos molestos son una de las principales contravenciones denunciadas en la ciudad de Buenos Aires, superando en el primer trimestre más de tres mil casos. Una problemática que los especialistas y las autoridades judiciales vinculan con una falta de asimilación de las reglas pertinentes por parte de quienes causan ruidos a volúmenes exorbitantes.

El registro de la Fiscalía General de la ciudad cuenta con un total de 3.085 denuncias por ruidos molestos en el primer semestre de 2016. Desde el barrio porteño de Palermo, el organismo recibió 551 alertas, seguido muy por debajo por Recoleta, con 224, y Caballito, con 193.

Al respecto, el fiscal Martín Lapadú dijo al diario Crónica que “los ruidos molestos es una contravención en la ciudad de Buenos Aires de las más denunciadas“. A su vez, Lapadú detalló que “hay tantas denuncias internas al consorcio como las de boliches“.

Desde la Liga de Consorcios enfatizaron las situaciones conflictivas de esta índole que se generan dentro de los límites de una propieda horizontal, destacando su titular Osvaldo Loisi que, en primer lugar, “hay que hablar con el vecino para que no llegue a mayores. Hay mucha gente que directamente quiere intimar, pero primero tiene que recurrir al diálogo y eso se debe a una falta de educación y de conocimiento sobre cómo proceder ante estas situaciones”.

Por su parte, Teodoro Rubén Potaz, titular de la ONG Acústica Legal, se refirió a los ruidos que surgen de locales nocturnos situados en zonas urbanas. En cuanto a esto, Portaz consideró que “el comerciante hasta tanto no reciba una sanción y se lo someta a que cumpla con las reglas de acústica legal y de medioambiente, no cesa“.

Fuente: www.minutouno.com
Link: Ver Nota


Se debe combatir la contaminación acústica

publicado poradmin16, 2016

Está presente de diversas maneras en la vida cotidiana. Y aunque hay quienes lo prefieren a la paz o al silencio de los cementerios, puede provocar trastornos a la salud. El ruido puede transformar la vida en desdichada, sobre todo cuando es persistente y alcanza una gran cantidad de decibeles. Su presencia es casi constante en la ciudad: motores, bocinazos, escapes, edificios en construcción, música a todo volumen, etcétera. En las horas pico, por las calles más transitadas de San Miguel de Tucumán por donde circulan varias líneas de ómnibus (Santiago del Estero, San Lorenzo, Crisóstomo Álvarez, General Paz, La Madrid, Laprida, Buenos Aires, Monteagudo), la existencia para los moradores puede resultar traumática, especialmente para los que viven en los primeros pisos de los edificios.

Se celebró el martes el Día Mundial de la Contaminación Acústica, que tiene por objetivo, entre otros, general conciencia sobre el daño a la salud que provoca la polución sonora. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el ruido es uno los factores ambientales que más enfermedades ocasiona. Un sonido molesto puede provocar estrés o reacciones violentas. Su repetición genera dolor en tímpano; ese síntoma se llama algiacusia. El dolor puede causar reacciones de diversos tipos, porque el cuerpo reacciona ante algo que lo lastima. La polución sonora puede aumentar la presión arterial, causar insomnio, ataques al corazón y afectar el sistema inmunológico y el metabolismo.

La OMS sostiene que lo máximo que puede soportar un ser humano son 70 decibeles (dB). A partir de los 70 dB y hasta los 80 dB, se pueden producir daños físicos y emocionales. En 2011, un ingeniero de la Universidad Tecnológica Nacional efectuó mediciones acústicas. Estas indicaron que el peor de los ruidos era el sonido de las motos (126,3 dB); le seguían la música a alto volumen que se propala en algunos negocios (108,6), los motores de los ómnibus al arrancar (92,2); los ringtones de los celulares (90,1); los timbres de las guarderías (87). El promedio en las horas pico era de entre 90 y 100 dB.

Nuestra sección de Cartas de Lectores refleja con alguna frecuencia quejas por la contaminación acústica. En nuestra edición del 5 de febrero pasado, la lectora Mariana Sobral recordó que durante años soportó en calle Amadeo Jacques frente a EDET “el batifondo descomunal que armaban varios jóvenes de los alrededores, hijos de profesionales… enfrentarlos era un desatino”. “Hasta molestaban a las empleadas que salían a cumplir con sus obligaciones, llegando algunas a tenerles tanto miedo que faltaban al trabajo. Incalculables fueron las llamadas a la Policía… Vivimos angustiosos momentos durante este flagelo, llegando a tal punto que tuvimos que malvender el departamento e irnos desmoralizados por la tremenda odisea vivida en una provincia donde la autoridad está ausente. Aún hoy los patoteros siguen invictos en la misma calle Amadeo Jacques”, concluyó.

Si bien hay normas que legislan sobre el ruido, no se cumplen con efectividad, especialmente en los vehículos particulares y en los transportes públicos. ¿Quién protege la salud y el descanso de los ciudadanos en materia de polución sonora? Sería tal vez positivo si el Ministerio de Salud y los municipios diseñaran una política ambiental que contemplara la educación y su aplicación

Fuente:  www.lagaceta.com.ar
Link: Ver Nota