Archivo de la categoría'Bocinas'


Siguen los ruidos molestos

publicado poradmin23, 2016

Son las 3.47 del domingo 18 de septiembre. Nuevamente, como todos los viernes y sábados de invierno tenemos en el barrio Pichincha el problema de los ruidos que producen los boliches instalados en la zona de Suipacha y Francia, entre Jujuy y Güemes.

En ese contorno es imposible ya no dormir, yo diría que vivir por las noches señaladas. Es infernal el descontrol que debemos soportar: bocinazos, gritos, y la infaltable música que sale de los boliches que, se supone, deberían estar insonorizados. Por supuesto que llamé a la GUM, tal con invariablemente lo hago cada noche de jolgorio. Me atendió el operador 241, que nuevamente me explicó que ellos sólo hacen lo que les mandan sus superiores y las ordenanzas, y que cuando me di a conocer me reprendió que en algún momento de este año y del anterior, un hijo mío se tuvo que molestar en ir hasta el cuartel y que allí los insultó. Cosa que puede ser cierta ya que, realmente, entre los ruidos que no cesan y la autoridad de control que no ejecuta lo que las ordenanzas dicen, estamos un poco cansados. Tengo una muestra más que palpable. Ayer, alrededor de las 2, volvía a mi casa y en Pichincha y Tucumán había un control de alcoholemia de proporciones. Bien por ello. Ahora la pregunta es ¿no lo podrían haber hecho en Pichincha y Brown, y matar dos pájaros de un tiro? Y por supuesto, cuando llegué a mi domicilio el ruido era el de todas las noches de inimputabilidad bolichera. ¿Nadie piensa hacer nada para paliar este descontrol? ¿Nosotros somos vecinos de segunda?

Roberto Brussa
Fuente: www.lacapital.com.ar
Link: Ver Nota


Se debe combatir la contaminación acústica

publicado poradmin16, 2016

Está presente de diversas maneras en la vida cotidiana. Y aunque hay quienes lo prefieren a la paz o al silencio de los cementerios, puede provocar trastornos a la salud. El ruido puede transformar la vida en desdichada, sobre todo cuando es persistente y alcanza una gran cantidad de decibeles. Su presencia es casi constante en la ciudad: motores, bocinazos, escapes, edificios en construcción, música a todo volumen, etcétera. En las horas pico, por las calles más transitadas de San Miguel de Tucumán por donde circulan varias líneas de ómnibus (Santiago del Estero, San Lorenzo, Crisóstomo Álvarez, General Paz, La Madrid, Laprida, Buenos Aires, Monteagudo), la existencia para los moradores puede resultar traumática, especialmente para los que viven en los primeros pisos de los edificios.

Se celebró el martes el Día Mundial de la Contaminación Acústica, que tiene por objetivo, entre otros, general conciencia sobre el daño a la salud que provoca la polución sonora. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el ruido es uno los factores ambientales que más enfermedades ocasiona. Un sonido molesto puede provocar estrés o reacciones violentas. Su repetición genera dolor en tímpano; ese síntoma se llama algiacusia. El dolor puede causar reacciones de diversos tipos, porque el cuerpo reacciona ante algo que lo lastima. La polución sonora puede aumentar la presión arterial, causar insomnio, ataques al corazón y afectar el sistema inmunológico y el metabolismo.

La OMS sostiene que lo máximo que puede soportar un ser humano son 70 decibeles (dB). A partir de los 70 dB y hasta los 80 dB, se pueden producir daños físicos y emocionales. En 2011, un ingeniero de la Universidad Tecnológica Nacional efectuó mediciones acústicas. Estas indicaron que el peor de los ruidos era el sonido de las motos (126,3 dB); le seguían la música a alto volumen que se propala en algunos negocios (108,6), los motores de los ómnibus al arrancar (92,2); los ringtones de los celulares (90,1); los timbres de las guarderías (87). El promedio en las horas pico era de entre 90 y 100 dB.

Nuestra sección de Cartas de Lectores refleja con alguna frecuencia quejas por la contaminación acústica. En nuestra edición del 5 de febrero pasado, la lectora Mariana Sobral recordó que durante años soportó en calle Amadeo Jacques frente a EDET “el batifondo descomunal que armaban varios jóvenes de los alrededores, hijos de profesionales… enfrentarlos era un desatino”. “Hasta molestaban a las empleadas que salían a cumplir con sus obligaciones, llegando algunas a tenerles tanto miedo que faltaban al trabajo. Incalculables fueron las llamadas a la Policía… Vivimos angustiosos momentos durante este flagelo, llegando a tal punto que tuvimos que malvender el departamento e irnos desmoralizados por la tremenda odisea vivida en una provincia donde la autoridad está ausente. Aún hoy los patoteros siguen invictos en la misma calle Amadeo Jacques”, concluyó.

Si bien hay normas que legislan sobre el ruido, no se cumplen con efectividad, especialmente en los vehículos particulares y en los transportes públicos. ¿Quién protege la salud y el descanso de los ciudadanos en materia de polución sonora? Sería tal vez positivo si el Ministerio de Salud y los municipios diseñaran una política ambiental que contemplara la educación y su aplicación

Fuente:  www.lagaceta.com.ar
Link: Ver Nota


Caballito no duerme

publicado poradmin7, 2014

La alarma no sonó sólo un rato, o un par de horas, sino que el insoportable sonido se mantuvo -con cortos intervalos- durante toda la noche. Y fue la tercera vez, en un mes, que la alarma del local Auto New, situado en avenida La Plata 444, en Caballito, hizo que varios vecinos salgan a la calle y se agolpen a la 1 de la mañana en las puertas de la concesionaria de Chery para tratar de que la alarma pare.

Unas diez personas, desconocidas, con cara de sueño, con frío y en pijamas no soportaron otra noche de insomnio por culpa de una alarma que iba a sonar aleatoriamente hasta las 8 de la mañana. Pero tuvieron que soportarla. Nadie en el barrio podía controlar ese dispositivo.

Parados frente al local surgió la moción de justicia y venganza inmediata. Desde imprimir carteles y pegarlos por todo el barrio denunciando la situación hasta pintar con aerosol los vidrios de la concesionaria o tirar huevos. Pero la ira no llegó tan lejos, y esta vez ganó la razón. Se llamó al 911. Llegó el patrullero, labró el acta y recomendó que se realice la denuncia en el Ministerio Público Fiscal.

Ahora, con la denuncia ya realizada, y según lo estipula el artículo 82 de Código Contravencional, ante los ruidos molestos se espera una multa que va de $ 200 a $ 1000 o cinco días de trabajo comunitario para el responsable del local. Pero el sueño no se recupera.

EL DUEÑO DE LA CUADRA

Vecinos de la calle Victorino de la Plaza y Richieri, en Núñez, no terminan de entender los privilegios de un frentista que decidió extender la prohibición de estacionar desde la esquina hasta la puerta misma de su casa. Además de pintar el cordón de amarillo hasta la mitad de la cuadra, coloca conos plásticos para que nadie ocupe el lugar para estacionar frente a la puerta de su domicilio. ¿Será el patrón de la vereda?

VEREDA USURPADA EN RECOLETA

Ignacio Lafferriere, vecino de Recoleta, escribió indignado por la falta de respuesta oficial a su reclamo. Según describió, denunció sin éxito la usurpación de la vereda de Marcelo T. de Alvear al 2100, donde funciona la Facultad de Odontología: allí, al menos tres personas, viven dentro de una carpa instalada hace dos meses.

INFRACTOR AL VOLANTE, COMPULSIVO

Dora Virginia Jolodovsky, vecina de Belgrano, no lo puede creer. Hay un conductor que estaciona en la ochava de Olazábal y Miñones cada vez que va a comer al restaurante que funciona en esa esquina y obstruye las rampas para discapacitados existentes. Lleva la patente LAC 645.

TWITTER

“En Pasco y Caseros se hundió el pavimento por segunda vez en el año” – @MLulyG

“Tres meses lleva rota la vereda en diagonal SUR y piedras” – @NerinaAndrea

Fuente: La Nacion
Link: Ver Nota